Un olor vende más que mil palabras.

miércoles 31 de julio, 2013

Lo último en Marketing Experiencial es el lenguaje de los olores: directo, simple y muy poderoso. Es apto para todos los públicos: No hacen falta palabras. Un buen olor atrae, cautiva y encanta.

¿A quién no le pierde el olor a tarta de chocolate? ¿Quién  puede resistirse al aroma de las fresas naturales? ¿A quién no le hace sentir bien el olor a ropa limpia? ¿Y a quién no le seduce la nota de canela? No hay duda de que Los Olores Venden.

El lenguaje de los olores es directo, simple y muy poderoso. Es apto para todos los públicos: No hacen falta palabras. Un buen olor atrae, cautiva y encanta. Hay olores que nos traen buenos recuerdos, nos gustan y queremos volver a olerlos una y otra vez.

El Marketing Olfativo es lo último en Marketing Experiencial. La experiencia sensorial del producto se comunica al consumidor mediante el sentido del olfato. Mejora espectacularmente la experiencia de compra y se anticipa el beneficio del producto, explicándolo claramente y sin palabras.

Una breve descripción del aroma refuerza el mensaje. Una palabra, frase, imagen, color o icono sugiere lo que evoca ese aroma y propicia el paso a la acción.

A la mayoría de la gente le encanta oler y sienten una gran curiosidad por el mundo de los olores. Para muchos es un terreno nuevo, lleno de placeres por descubrir y compartir.

Sin embargo los productos que prometen sensaciones interesantes son ‘cajas negras’, con olores encerrados que sólo se pueden descubrir tras comprarlos y llevarlos a casa. En otros casos el producto se puede oler (destapándolo) pero no se pone de relieve la gracia del aroma. Se pierde así la oportunidad de mejorar la experiencia de compra, de enseñar la variedad y calidad de la paleta olfativa que ofrece la gama de producto. De esa manera, el producto se convierte en una mercancía, donde el valor añadido del olor, que es lo que más suele interesar al consumidor, permanece oculto, latente. Quizá por esta razón pocos se atreven a probar sensaciones nuevas, porque no comprenden el mensaje, por miedo a lo desconocido o a la decepción. 

El Marketing Olfativo permite comunicar mensajes de forma eficaz al consumidor sólo cuando los aromas son de alta calidad. Y al hablar de ‘calidad’, en olores, hay que matizar: un olor de calidad es el que no sólo contiene ingredientes de calidad, sino que además se difunde con precisión donde y cuando hace falta, transmitiendo efectivamente el mensaje que se desea comunicar.

Si se consigue transmitir el mensaje olfativo adecuado, oportuna y eficazmente, el olor es un placer para el consumidor y una poderosa herramienta de comunicación. Correctamente difundidos, los olores en el Punto de Venta aportan una sustancial ventaja competitiva.

 

En Open-Senses Somos Expertos en Marketing Olfativo y disponemos de los mejores difusores y aromas para el Punto de Venta. Puedes contactarnos en www.open-senses.com/es/contacto.

Subir