¿Cómo crear valor Olfativo en Hoteles?

martes 2 de abril, 2013

Los olores pueden activar recuerdos de experiencias emocionales asociados a ellos. Y viceversa. Así pues, podemos utilizar los aromas con el fin de crear recuerdos futuros. Por ejemplo, puedo elegir el aroma que utilizaré con mi bebé recién nacido, a fin de recordar para siempre esos momentos felices, con sólo volver a oler el mismo aroma. O un Hotel de Sevilla puede utilizar el aroma de Azahar para que sus clientes conserven mejor el recuerdo de sus vacaciones (y su Hotel) en Sevilla.  

La memoria olfativa se mantiene activa independientemente de si somos conscientes o no de ello. Simplemente, nos ‘sentimos’ cómodos o incómodos, a menudo sin ni siquiera darnos cuenta de que hay un olor. Por eso, jugar con el subconsciente olfativo asociado a los olores puede aportar una ventaja competitiva a un hotel, ya que los olores pueden contribuir poderosamente a hacer que sus clientes ‘se sientan más confortables’.

Algunos tipos de atmósferas olfativas que se pueden conseguir aplicando técnicas de Marketing Olfativo en Hoteles son:

LIMPIO. La necesidad más básica que los clientes tienen es tener la seguridad de que están en un entorno seguro y limpio. Los clientes aprecian el ‘olor a limpio’, especialmente en los baños. Aporta una impresión de ‘frescor’, ‘higiene’, ‘orden’ y ‘pureza’ que refuerza la sensación de confianza en el Hotel. Para conseguir ese efecto se puede utilizar, por ejemplo, una nota marina, limpia y refrescante que da sensación de limpieza pura.

RELAJANTE. Los hoteles utilizan la decoración con colores, texturas e iluminación para crear un ambiente relajante que sus huéspedes aprecian. Una fragancia sutil y relajante puede promover un sentimiento ‘reconfortante’, de ‘calma’, ‘tranquilidad’, ‘apacibilidad’ y ‘confort’, complementando la decoración que busca ese mismo efecto. Así como la música, el aroma puede ayudarnos a relajarnos y debería ser posible elegirlo, encenderlo y apagarlo a voluntad. Por ejemplo, una fragancia nostálgica a base de lavanda puede ayudar a los clientes a relajarse.

HOGAREÑO. Muchos hoteles basan su éxito en crear un efecto ‘estoy en mi casa’ en sus habitaciones. Una fragancia sutil que evoca el hogar puede aportar una sensación ‘acogedora’, ‘cálida’, de ‘harmonía’ y ‘tradición’. Un ejemplo es el olor a ‘ropa limpia’, que transmite una sensación de calidez hogareña y de bienestar.

ACOGEDOR. A los clientes les gustan los hoteles que dan la sensación de ser ‘acogedores’. Una fragancia bien elegida en la recepción del hotel puede crear una atmósfera ‘hospitalaria’ y ‘positiva’, aportando una sensación de ‘autenticidad’ y contribuyendo a ese ‘encanto especial’ que se quiere crear con todos los elementos decorativos. Un aroma suave y elegante de té verde con alegres notas cítricas es ideal para ambientes acogedores y serenos, realzando el ‘efecto bienvenida’ en la puerta de entrada.

ALEGRE. Algunas áreas del hotel, especialmente en la zona del desayuno, intentan aportar una deliciosa sensación de serena alegría mediante una decoración e iluminación especial, a menudo con adornos de flores y frutas. Una fragancia en la entrada de la sala puede reforzar la sensación de ‘feliz despertar’, una especie de saludo olfativo de ‘buenos días’, y puede contribuir a mejorar el bienestar de los clientes. Una nota frutal, jugosa, natural, alegre y refrescante de manzana verde puede conseguir este efecto.

ESTIMULANTE. Los huéspedes del hotel a menudo necesitan un despertar estimulante para empezar en día con energía y en las mejores condiciones. Una fragancia ‘intensa’ y ‘vigorizante’ en los pasillos por la mañana puede hacer que los huéspedes se sientan ‘más despiertos’. Por ejemplo, un refrescante frescor cítrico, verde y floral de pomelos rosados.

REFRESCANTE. En verano y en las zonas más cálidas, muchos hoteles usan ventiladores y aire acondicionado para refrescar a sus huéspedes y protegerlos del calor. Un aroma adecuado puede acentuar la sensación de frescor que se consigue con el sistema de climatización. El aroma de hierba recién cortada aporta esa sensación de frescor y es ideal para realzar ambientes adornados con plantas y fuentes de agua.

SENSUAL. Muchas personas buscan una atmósfera romántica y sensual en un hotel. Una fragancia ‘deseable’, ‘irresistible’ y ‘sexy’ para la habitación puede ayudar a los huéspedes a mejorar su experiencia y a recordar para siempre esa ocasión especial. Puesto que ese tipo de fragancia es muy personal, se puede ofrecer una ‘carta de aromas’ de alta calidad para elegir. Esta fragancia se puede usar para impregnar el aire, las sábanas y toallas para crear un ‘efecto bienvenida’, además de difundirla en continuo durante toda la estancia del cliente. Por ejemplo, un irresistible aroma a pastel de chocolate puede marcar la diferencia.

EXTRAVAGANTE. Para algunos hoteles, el ser percibidos como especiales es un elemento clave de diferenciación. Una fragancia especialmente diseñada puede ayudarles a sorprender a sus clientes tanto o más que un mobiliario de diseño o un concepto diferente del especio. Una fragancia extravagante es otra forma de comunicar a los clientes que el hotel es ‘especial’, ‘diferente’ e ‘interesante’. Por ejemplo, una mezcla inusual de chocolate, zarzamora y rosas puede crear una atmósfera interesante.

En Open-Senses somos expertos en Marketing Olfativo, disponemos de los mejores aromas y ofrecemos asesoramiento a nuestros clientes.

¿Quieres aumentar tus ventas mediante técnicas de Marketing Olfativo?

Visita nuestra tienda online: http://www.open-senses.com/es/tienda o contacta con nosotros en info@open-senses.com o en el 93 2323 486 (de 9 a 13 h).

Si este artículo te parece interesante, compártelo con tus contactos en Facebook, LinkedIn, Twitter o por email – para que más personas puedan disfrutarlo. ¡Gracias!

 

 

Subir