“MoodFood”: ¿La comida da la felicidad?

miércoles 30 de noviembre, 2011

Los alimentos y bebidas tienen una considerable influencia en nuestra salud y bienestar. Históricamente se han considerado medicinas y muchas culturas tienen diversas creencias en relación a los efectos beneficiosos de los alimentos y las comidas. Además, también hay que considerar aspectos tradicionales y religiosos antes de tomar un alimento o una bebida. Actualmente los consumidores saben que una dieta correcta debe ser variada y proporcionar todos los nutrientes en una cantidad suficiente, pero no excesiva, para mantener la salud y prevenir las enfermedades.

Actualmente existe un punto de vista innovador y muy interesante: el que los alimentos y bebidas, además de ser seguros y saludables, también pueden ayudarnos a estar de buen humor.

El concepto de ‘MoodFood’ no es realmente nuevo para los consumidores, que lo aceptan fácilmente, ya que la influencia de los alimentos en nuestro ‘humor’ se ha conocido siempre y está relacionada con sus efectos en la salud. Existen muchas ideas populares acerca de cómo los alimentos pueden ‘mejorar nuestro humor’. Por ejemplo, generalmente se acepta que el chocolate puede hacer que ‘nos sintamos bien’, y muchas personas lo toman por ese efecto, a modo de ‘premio’ o de ‘consuelo’. Ahora bien, la pregunta es ‘¿por qué?’ ¿Cuáles son los ‘ingredientes mágicos’ que proporcionan esos beneficios tan interesantes? ¿Pueden ciertos alimentos (naturales o enriquecidos) realmente hacernos sentir más felices?

 

Neuroquímica ‘MoodFood’

Aunque la función primaria del comer (y del beber) es conseguir la energía y los nutrientes (carbohidratos, proteínas, grasas, aminoácidos, vitaminas y agua) que necesitamos para seguir con vida, los alimentos y bebidas, de forma natural, contienen muchas otras sustancias adicionales. Algunas de ellas nos proporcionan placer sensorial mediante el olor, sabor, textura y color. Otras, como la fibra, nunca entran realmente en nuestro cuerpo (es decir, nuestra sangre) y se eliminan. Finalmente, hay muchas sustancias naturales que se hallan en los alimentos, entran en nuestro cuerpo y tienen efectos en él. Algunos de esos efectos son conocidos, como el del alcohol o la cafeína, pero en muchos casos aún no se conocen bien.

El Triptófano (un aminoácido esencial) debe estar presente en la dieta humana porque nuestro cuerpo no lo produce y es fundamental en la biosíntesis de las proteínas. El Triptófoano es un precursor bioquímico de la Serotonina (un neurotransmisor), que, a su vez, se puede convertir en Melatonina (una neurohormona).

El Triptófano ayuda en la regulación del sueño y está relacionado con el placer y el buen humor. Cuando nuestro cuerpo detecta un nivel alto de triptófano en sangre, produce un nivel alto de Serotonina, también conocida como ‘la hormona de la felicidad’. En cambio, la falta de absorción de triptófano en el intestino resulta en niveles bajos de este aminoácido en sangre, y en depresión. Tanto el triptófano como su derivado, el 5-Hidroxitriptófano (5-HTP) se usan como antidepresivos. Ciertos alimentos contienen triptófano en grandes cantidades: chocolate, avena, dátiles secos, leche y derivados, carnes rojas, huevos, pescados, aves, sésamo, garbanzos, pipas de girasol, maíz y cacahuetes.

La Serotonina es bien conocida por su contribución a los sentimientos de bienestar y felicidad. También está relacionada con la memoria, el aprendizaje, el apetito y el sueño, entre otras muchas funciones bioquímicas. La regulación de los niveles de serotonina en el cerebro es la base de muchos medicamentos utilizados para contrarrestar la depresión, la ansiedad y la fobia social.

La Melatonina, conocida como la ‘hormona de la oscuridad’, se produce de forma natural en nuestro cerebro en la oscuridad y sus niveles en sangre determinan los ritmos circadianos (día/noche) de algunas de las funciones de nuestro cuerpo. Si se toma en dosis bajas, en el momento apropiado, la melatonina puede ayudar a adelantar o retrasar el ciclo del sueño-vigilia, por lo que sse usa para mejorar el sueño en casos de ‘jet lag’ (problemas de sueño por cambio de zona horaria) y de turnos de trabajo nocturno. Pero si se toma por la mañana, la melatonina puede producir cansancio y reducción del estado de alerta, así como menor vigor durante el día. La melatonina se encuentra de forma natural en alimentos como la avena, el maíz dulce, el arroz, los tomates y los plátanos.

La Fenilalanina, otro aminoácido esencial, es un precursor de la Dopamina, popularmente conocida como ‘la hormona del placer’ porque está asociada con el sistema de recompensa del cerebro, haciendo que la persona disfrute y se sienta motivada. La fenilalanina se encuentra de forma natural en la leche. La dopamina, que se produce en distintas áreas del cerebro, se vende como suplemento nutricional por sus acreditados efectos analgésicos y antidepresivos. Los efectos de drogas como la cocaína, la nicotina o las anfetaminas, se basan, directa o indirectamente, en un incremento del nivel de dopamina en el cerebro.

 

Cultura ‘MoodFood’

En el año 2005 se lanzó el primer ‘MoodFood’ en Asia: un chocolate enriquecido con gamma-aminoácidos que prometía reducir la ansiedad. El concepto de ‘MoodFood’ quizá derivará en una nueva generación de alimentos y bebidas que, además (o en lugar) de estar enriquecidos con vitaminas y minerales, contendrán sustancias naturales con propiedades ‘anti-estresantes’ y/o ‘pro-felicidad’.

Si la bioquímica de los alimentos justifica en parte sus efectos en nuestro estado de ánimo,en muchas ocasiones los aspectos culturales de los alimentos pueden ser mucho más poderosos. Por ejemplo, a veces tendemos a asociar ciertos alimentos o bebidas a fiestas, celebraciones, rituales relacionados con nuestra cultura, nuestra historia personal o nuestra infancia.

Los elementos culturales de los alimentos y bebidas contribuyen a mejorar nuestro ‘humor’ mediante la memoria olfativa por el llamado ‘Efecto Proust’: cuanto comemos o bebemos un producto, inconscientemente despertamos un recuerdo vívido de anteriores situaciones de felicidad que ayudan a mejorar nuestro humor en la actualidad (incluso tras muchos años, pues la memoria olfativa es muy poderosa).

El concepto de ‘MoodFood’ abre un enorme nuevo terreno de ideas para la innovación en la industria de los alimentos y bebidas. Un terreno que deberá explorarse desde el punto de vista neuroquímico y sobretodo desde la perspectiva cultural de los consumidores.

En Open-Senses nuestra pasión es la innovación sensorial.  Si quieres compartir esta pasión con nosotros, puedes contactarnos en www.open-senses.com.

 

Literatura relacionada

·         Afaghi A, O'Connor H, Chow CM (2007). "High-glycemic-index carbohydrate meals shorten sleep onset". Am. J. Clin. Nutr. 85 (2): 426–30.

·         Altun, A.; Ugur-Altun, B. (2007). "Melatonin: therapeutic and clinical utilization". International Journal of Clinical Practice 61 (5): 835–45.

·         Caniato, R; Filippini, R; Piovan, A; Puricelli, L; Borsarini, A; Cappelletti, EM (2003). "Melatonin in plants". Advances in experimental medicine and biology 527: 593–7.

·         Challet, E. (2007). "Minireview: Entrainment of the Suprachiasmatic Clockwork in Diurnal and Nocturnal Mammals". Endocrinology 148 (12): 5648–55.

·         Fernstrom JD (1983). "Role of precursor availability in control of monoamine biosynthesis in brain". Physiol. Rev. 63 (2): 484–546.

·         Fernstrom JD, Wurtman RJ (1971). "Brain serotonin content: increase following ingestion of carbohydrate diet". Science 174 (4013): 1023–5.

·         Hardebo JE, Owman C (1980). "Barrier mechanisms for neurotransmitter monoamines and their precursors at the blood-brain interface". Ann NeurolAnn Neurol 8 (1).

·         Ledochowski M, Sperner-Unterweger B, Widner B, Fuchs D (1998). "Fructose malabsorption is associated with early signs of mental depression". Eur. J. Med. Res. 3 (6): 295–8.

·         Ledochowski M, Widner B, Murr C, Sperner-Unterweger B, Fuchs D (2001). "Fructose malabsorption is associated with decreased plasma tryptophan". Scand. J. Gastroenterol. 36 (4): 367–71.

·         Lyons PM, Truswell AS (1988). "Serotonin precursor influenced by type of carbohydrate meal in healthy adults". Am. J. Clin. Nutr. 47 (3): 433–9.

·         Maher TJ, Glaeser BS, Wurtman RJ (1984). "Diurnal variations in plasma concentrations of basic and neutral amino acids and in red cell concentrations of aspartate and glutamate: effects of dietary protein intake". Am. J. Clin. Nutr. 39 (5): 722–9.

·         Pardridge WM, Oldendorf WH (1975). "Kinetic analysis of blood-brain barrier transport of amino acids". Biochim. Biophys. Acta 401 (1): 128–36.

·         Paredes, S. D.; Korkmaz, A.; Manchester, L. C.; Tan, D.-X.; Reiter, R. J. (2008). "Phytomelatonin: a review". Journal of Experimental Botany 60 (1): 57–69.

·         Schaechter JD, Wurtman RJ (1990). "Serotonin release varies with brain tryptophan levels". Brain Res. 532 (1-2): 203–10.

·         Sprenger, George A. (May 2007). "Aromatic amino acids". Amino acid biosynthesis: pathways, regulation and metabolic engineering (1st ed.). Springer. pp. 106–113.

·         Wurtman RJ, Anton-Tay F (1969). "The mammalian pineal as a neuroendocrine transducer". Recent Prog. Horm. Res. 25: 493–522.

·         Wurtman RJ, Wurtman JJ, Regan MM, McDermott JM, Tsay RH, Breu JJ (2003). "Effects of normal meals rich in carbohydrates or proteins on plasma tryptophan and tyrosine ratios". Am. J. Clin. Nutr. 77 (1): 128–32.

·         Young SN (2007). "How to increase serotonin in the human brain without drugs". Rev. Psychiatr. Neurosci. 32 (6): 394–99.

 

·         http://www.vitamins-supplements.org/amino-acids/tryptophan.php

Subir